viernes, 9 de enero de 2015

Matar en el nombre de Dios

Desde pequeña he tenido el mismo problema: siempre estoy en contra de lo que dice la gente. No soy capaz de entender a las personas con pensamientos extremos, de cualquier tipo, que son capaces de todo con tal de hacer ver sus ideas. No creo que mis ideas valgan más que las ideas de otro y, no estar de acuerdo con algo, no significa no respetarlo. Entender ciertas situaciones no es lo mismo que justificar ciertos comportamientos. Creo que en la libertad por encima de todo y no me siento atada a ninguna religión ni a ningún partido político.

Cada vez que discutía con mi padre sobre religión me decía que una cosa era la Iglesia y otra, muy distinta, los miembros de la Iglesia. Jamás estuve de acuerdo, pero entendía lo que quería decir, a pesar de que, con el paso de los años, me hubiera tenido que dar la razón en muchos asuntos... El caso es que no lo entiendo. No entiendo que en su día se matara en nombre de Dios y que hoy en día, se siga matando en nombre de Dios. Mira, matar por tu madre, por tu padre, por tus hijos...pero por Dios... Me parece ridículo, sin ánimo de ofender a nadie. 

Matar por algo que no ves. Por algo que no puedes tocar. Matar por algo a lo que das gracias por las cosas buenas, pero a lo que nunca haces responsable de lo malo que te pasa. Matar por algo con la esperanza de tener una recompensa en un lugar que ni siquiera sabes que existe. A lo mejor yo soy muy lista y necesito ver par a creer. A lo mejor hay mucho tonto que se cree cualquier cosa. O, a lo mejor, el ser humano necesite este tipo de cosas para darle un sentido a su vida. No lo sé. A veces me gustaría creer más de lo que creo, sentir más de lo que siento, ser menos práctica... La única vez que he visto lo que era la fe fue una vez en Lourdes mientras llevaba a una chica en silla de ruedas. Si hubierais visto su cara, sabríais de lo que hablo. Ojos llenos de esperanza, sabiendo que la realidad no mejoraría, pero creyendo que sí habría algo mejor en algún lugar, pero nada de un paraíso de hombres desnudos. Era una fe que no justificaba lo injustificable. Era una fe que se resignaba. 

Pero que haya locos matando en nombre de Alá y así serán mártires y se irán vete tú a saber dónde y allí tendrán todas las mujeres que quieran...Yo que sé, es que no lo acabo de ver. Pero que consigan poner a la población en contra de una religión... Vamos a ver, no seré yo quien defienda a los musulmanes porque hay cosas que no me entran en la cabeza ni me entrarán, como hay cosas que no me entran en la cabeza de la religión católica, salvando las diferencias. Pero yo no creo que la guerra santa sea cosa de todos los musulmanes. No creo que todos sean responsables, que todos formen parte de la Yihad, ni que todos tengan que justificar lo que está pasando, defenderse o pedir disculpas. Ni siquiera estaba de acuerdo con el #Noinmyname, en absoluto. 

No es justo mezclar las cosas y crear aún más odio. Y digo aún más odio porque odio siempre ha habido y siempre habrá. Pero si todos los vascos no eran etarras, no entiendo cómo todos los árabes son musulmanes y todos los musulmanes son islamistas y todos los islamistas son yihadistas.. Que dan miedo las situaciones que se están viviendo, claro que sí. Que España está en alerta y hay que echarle la culpa a alguien más allá de esos locos... Pero que paguen justos por pecadores me parece demasiado. 

Si lo que querían era callar a los de Charlie Hebdo, han fracasado. También es gracioso que políticos españoles hablen de libertad de expresión, porque la ley Mordaza es cojonuda en cuanto a libertades se refiere...pero en fin, quién quiera echar la culpa al islam de todo esto y crea que los musulmanes tienen que pedir perdón, que empiecen disculpándose por todas las barbaridades que se han hecho a lo largo de los siglos en nombre de su religión, sea cual sea, seguro que por algo se tendrán que disculpar. Que la religión no siempre se elige y depende mucho del sitio donde nazcas, que eso no se nos vaya a olvidar....